José Piñero:
el Maker de
las 1.000 manos.

 

 

Bueno, las 1.000 manos
no son todas suyas.

Pertenecen a un equipo especializado en transformar algo tan abstracto como las ideas en realidades palpables, emocionales, funcionales y memorables. Desde una ensaladera con forma de escorpión a una whiskería de dos plantas inspirada en Luis XVI.

Un Gepetto postmoderno.

El eucarionte conocido como Piñero combina el instinto artesano de un Gepetto postmoderno con una capacidad mutante digna de los X-Men. Su facilidad innata para recorrer miles de kilómetros y lograr lo que se propone susurrándole a los tornos, a las virutas de madera y a las chispas escupidas por el metal hacen de él un Chamán Maker de primer orden. Un buscador de retos muy poco acostumbrado a responder con un “No se puede”.